Que irónica es la vida, a diario nos sentimos indignados por el desprecio y el trato inhumano que tiene Estados Unidos con los emigrantes mexicanos y hoy en día nuestro país se enfrenta a la misma situación, esta vez, con nuestros vecinos de honduras.
Para los que no están al tanto del tema, hace una semana un grupo de aproximadamente dos mil personas huyeron de Honduras por las condiciones de violencia y miseria que viven en su país, al no tener trabajo ni comida, decidieron buscar nuevas oportunidades en Estados Unidos, por lo cual primero cruzaron la frontera con el Salvador, luego Guatemala y finalmente hace un par de días llegaron a la frontera sur con México. 

Durante su travesía comunicaron las intenciones de llegar los Estados Unidos por lo que Trump ordenó a los países que evitaran a toda costa el tránsito de los “ilegales”, (lo cual no ocurrió), al ver que los emigrantes ya están en la frontera con México decidió amenazar a nuestro país con cerrar la frontera norte si los dejábamos pasar, como es natural en esta nación, se obedeció la orden y se desplegaron fuerzas de seguridad en la frontera.
¿Qué debería hacer nuestro país ante este problema? muchas personas piensan que tenemos que ayudarles y ofrecerles trabajo, muchos otros creen que tenemos más problemas de los que podemos resolver, comentan, ¿por qué habríamos de ayudarlos si acá estamos igual o peor? Ciertamente, al mirarlos me hacen recordar que nuestros inmigrantes sufren lo mismo al cruzar a Estados Unidos, aunque si los dejamos pasar afectaríamos gravemente nuestra relación con USA, tomando en cuenta que nuestra economía depende totalmente de ese país. ¿Hacia dónde nos movemos? Síguenos, difunde, y conoce nuestras propuestas ciudadanas.