Somos pobres de bolsillo si, pero somos mas pobres de mente.

Vivimos en un país donde no se produce, se compra, parece que es mas fácil traer de otros países lo que somos incapaces de producir, no porque no queramos, sino porque creemos que no podemos.
Vivimos en un país, donde no se critica ni se dialoga, aquí se pelea y se sabotea, somos incapaces de discutir con otros ideas que no son iguales a las nuestras, y si somos derrotados limpiamente descalificamos y saboteamos con tal de no aceptar nuestros errores.
Vivimos en un país donde se escucha mas fuerte el llanto por la derrota de nuestro equipo en la final del partido, que el llanto de las familias que pasan días sin comer en el campo mientras mueren en el abandono.
Vivimos en un país donde la palabra unión es tan complicada, como complicado es hacer entender a las personas que, si ocurre una injusticia, no afecta a uno, sino que afecta a todos, porque el día de mañana no solo será él, serás tú, porque si pasan sobre uno, pasan sobre todos, porque así debe ser, porque somos la mayoría.
Mexicanos y mexicanas, el discurso tiene que cambiar, yo no creo que seamos huevones, al contrario, somos un país de trabajadores, yo no creo que seamos un país de egoístas, al contrario, creo que somos un pueblo fraterno que ayuda a quien mas lo necesita, yo no creo que no se pueda porque no es que no se pueda, creo que no lo hemos intentado.
¿Qué esperas para unirte?, Síguenos y difunde, apoya nuestras propuestas, son tus propuestas, si los mexicanos decidieran cambiar a México mañana mismo sería otra historia.