Por encima de las instituciones, mas allá de los partidos y sus candidatos, están los mexicanos, tu familia tus hijos, y tu.

La mejor forma de sumar aliados no es descalificar y humillar a los que piensan distinto a nosotros, sino dialogando con ellos, todas las personas tienen derecho a defender sus creencias, porque como mexicanos sostenemos nuestra palabra, pero entendamos, no podemos cambiar a los demás por la fuerza.
Hoy mas que nunca nos sentimos orgullosos de que todos estamos listos para hacer lo que sea con tal de defender nuestras ideas, a esos hombres y mujeres, queremos expresar nuestro profundo respeto, porque están dispuestos a dar todo con tal de defender sus ideas, porque somos libres en la medida en que expresamos lo que pensamos, un hombre sin voz no es un hombre libre.
No debemos temer de las fuerzas represoras que avasallan el sentir de un pueblo, porque hasta el tirano más invisible está destinado a caer bajo la fraternidad de los hombres unidos, en cambio, debemos temer de la represión de nuestros propios hermanos, de la censura de nuestros iguales, justo ahí es cuando un pueblo lo ha perdido todo, cuando permanece dividido por los intereses de unos cuantos, desgraciadamente seremos derrotados antes de haberlo intentado.
Sucede que después de la euforia, los gritos y sombrerazos, la contienda electoral terminará y habrá un nuevo rey, depende de nosotros ocultar sus errores, o poner el dedo en la llaga cuando este fracase, o quizás, solo quizás podríamos trabajar juntos para resolver los problemas nacionales triunfe o ruede derrotado el nuevo presidente.
Entendamos que al final, al borde de la línea solos somos personas, no pretendamos entender como piensan los demás, entendamos que no todos podemos pensar igual.
Síguenos y ayúdanos a compartir este mensaje si estás de acuerdo, encuéntranos en https://ciudadanosunidos.mx