Quien lo diría, señalamos, pero no estamos dispuestos a que nos señalen, muchos de nosotros hemos recibido algo, aceptémoslo, o ¿Por qué los políticos están acostumbrados a comprarnos?, aprendieron a hacerlo por si solos? No, Ellos están hechos a nuestra imagen y semejanza, nosotros les mostramos nuestro precio, nosotros tenemos lo que hemos cosechado.

Bien lo diría Salinas de Gortari, “México tiene el gobierno que se merece”, y tenia toda la razón, México se merece todo o que le pasa, la violencia, la pobreza, la desigualdad, la corrupción, en el momento en que no nos pareciera algo levantaríamos la voz, pero es mas fácil quejarnos y permanecer sentados, es más interesante una novela y ver el partido que protestar por que el salario mínimo subió solo ocho pesos, quizás es mas fácil decir que la política es una perdida de tiempo, y que intentar algo es solo una ilusión, que no funciona, que no sirve, tal vez tengas razón pero yo te pregunto, ¿qué es más mediocre? ¿Intentarlo y fallar o jamás intentarlo?

 

Hace cien años miles de mexicanos estuvieron dispuestos a dar la vida por sus hijos, por la esperanza de un futuro mejor, hoy parece que esa esperanza se reduce a solo creer en un partido mejor, en un candidato mejor, en que haya más votos, pero, ¿es la solución? ¿Votar por un político de siempre es la solución? No lo sabremos, tendremos quizás que probar una vez más, si ya hemos aguantado los últimos 50 años, ¿qué de malo tendrían otros seis años?

No nos hagamos tontos, la soberanía nacional no vale una despensa, no vale un voto cada seis años, lo vale todo. No te estamos pidiendo que lo hagas solo, te estamos pidiendo que te organices, que te unas a un grupo de ciudadanos que buscan hacer un cambio real, que se vea reflejado en la educación de tus hijos, en la comida de todos los días, en la seguridad de las calles, pero eso solo lo lograremos el día en que te des cuenta que solo nosotros podemos hacer la diferencia, la mayoría puede hacer la diferencia.