¿Será que la presión se ha apoderado de él?, no lo sabemos, lo cierto es que José Antonio Meade permaneció muy por debajo de las encuestas, algunos auguran su probable derrota, muchos otros su probable remontada, lo cierto es que ante problemas grandes medidas desesperadas, ayer nos llegó la noticia, “Meade, pide eliminar el fuero para todos los niveles”. ¿Será que está desesperado? ¿O en realidad quiere hacer el cambio?, ciertamente esta iniciativa es llamativa para la sociedad en general que quiere llevar ante las cortes judiciales a toda la clase política, el problema aquí es otro, ¿la justicia en México tiene la capacidad de hacer frente a dicha propuesta?, supongamos solo por un momento que gana MEADE, y se lleva a cabo dicha iniciativa, las primeras implicaciones serían las siguientes;

1.- El sistema judicial es tan lento que seria incapaz de llevar a juicio a tantos políticos de todo el país, imagínense, si un ladrón de tienda tarda seis meses en recibir pena, cuanto tardarán mil políticos en ser enjuiciados?
2.-El sistema Judicial en México esta tan falto de credibilidad que los juicios serian una burla, y un teatro, logrando así que solo un pequeño porcentaje de los políticos llevados a juicio vayan a la cárcel.
3.-Cabe señalar que su partido en alianza con un par más, logran la mayoría en las cámaras, por lo cual es posible dicha iniciativa, a diferencia de AMLO O ANAYA quienes son minoría y jamás podrían aprobar algo así. (a menos que los ciudadanos presionemos)

4.-Eliminar el fuero político también puede se un arma de doble filo ya que también funciona como mecanismo de defensa de los gobiernos de oposición para no ser atacados y enjuiciados por el gobierno en turno, es decir, si se elimina, el poder del presidente se haría sentir por sobre todos los gobernadores y presidentes municipales, (recordemos lo que pasó con corral y el dinero de su estado).

Lo cierto es que esta iniciativa bien le hace falta al sistema político mexicano por lo cual tendría que ser muy cuidadosamente planteada.

Desafortunadamente MEADE y el PRI están muy desprestigiados por distintos actores entre sus filas, eso sin mencionar el poco éxito de la campaña de su candidato por lo cual la existencia de dicha reforma se desvanece. Lástima de iniciativa, pero se vale soñar.
La realidad es que nos enfrentamos a un escenario donde AMLO tiene todo que perder, MEADE perderá mucho para ganar, y ANAYA no tiene nada más que perder.

Compartelo con tus amigos
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •