Poco tiempo hace falta para las elecciones y la gente permanece indecisa sobre quien será el próximo presidente de México, sin embargo, hay algo que se nos olvida, quede el que quede, terminará siendo un desastre al final de los 6 años.

Parecería que fue ayer cuando nos alucinábamos con la inteligencia de Salinas, la astucia de Zedillo, la simpatía de Fox, la dinámica de Calderón, la proyección de Peña, todos ellos pasados algunos años se convirtieron en el blanco número uno de las burlas públicas. Después de todo, les cuestionábamos, ¿Pues no que tu si podías?

Ya sea cuestiones nacionales, internacionales o cósmicas, los presidentes de México se las arreglan para arruinar la legitimidad que tenían, para al final del sexenio salir corriendo a otro país.  Parece ser que las campañas son una cuna de mentiras y promesas que terminarán siento el sepulcro de todos los candidatos, ¿Por qué se les hace tan fácil prometer cosas absurdas e irreales?

¿Es cuestión de experiencia?, compromiso o inteligencia?, no lo sabremos jamás, lo cierto es, todos y cada uno terminarán siendo una esperanza fallida, y solo nos resta hacer una cosa, esperar otros seis años…

Compartelo con tus amigos
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •