Algo es bien sabido, en los últimos dos sexenios ha crecido el empleo, pero no porque haya más trabajos, sino que las familias necesitan más dinero.

En los viejos tiempos, el salario de una persona era suficiente para mantener a toda una familia, con la llegada de los setentas y ochentas el rol de la mujer como un actor participe en el ingreso familiar se fue incrementando, evidenciando una nueva fuerza laboral femenina que estaba empujando hacia arriba en busca de nuevas oportunidades. Poco a poco los espacios se fueron abriendo, aunque no del todo, eran más preparadas sí, pero seguía siendo mal visto que la mujer tuviese el mismo tol que un hombre.

En nuestros días esto ha cambiado. En esta nueva etapa social las mujeres han incrementado su participación en el ingreso familiar pero no por un proceso de empoderamiento y necesidad social, sino por una evidente ausencia de ingresos familiares, sucede ahora que el salario del jefe de familia no es suficiente para cubrir los gastos cotidianos.

La situación no para ahí, los demás miembros del hogar se han visto también en la necesidad de buscar ingresos en la medida de sus posibilidades, no importando las edades o los géneros, (en ese aspecto podríamos decir que el capitalismo es un promotor de la igualdad, afecta a todos por igual). Esta necesidad de empleo sin importar la edad o la preparación también ha derivado en dos problemas principalmente, el trabajo infantil y la informalidad. Los niños y jóvenes terminan generando ingresos en lo que pueden y donde pueden.

Según datos del INEGI, las personas que trabajan más de 48 horas a la semana y ganan menos de dos salarios mínimos al mes han aumentado, a esto le llaman sub ocupación, es decir, son son las personas que tienen un empleo y no les alcanza sus salarios para cubrir los gastos del hogar, por lo que tienen un segundo empleo.

Según datos de la OCDE los mexicanos trabajamos más respecto del promedio de la mayoría de los países, sin embargo, se critica que, aunque trabajamos más somos menos productivos, esto se debe principalmente a que las cargas de trabajo son excesivas provocando un bajo rendimiento del trabajador, además sumemos los bajos salarios, las prestaciones nulas y las malas condiciones en donde se desempeña.

Para rematar, diversos estudios han demostrado que el 50% del ingreso familiar se va en el pago de impuestos, el resto en gastos del hogar. El problema es que esos impuestos no se ven reflejados en las calles o en nuestra política, a diferencia de nosotros países como Canadá o los Estados Unidos donde se pagan altos impuestos, ahí si se ven reflejados en las calles, en la infraestructura, en sus políticos…

¿Como pretenden que vivamos con así?, ¿estamos destinados a permanecer con hambre?, preguntándonos si vamos a comer mañana?

No hay duda, todo nos lleva a una encrucijada o se aumentan los salarios, o se disminuyen los precios del transporte, gas, luz, canasta básica, gasolina etc, (lo cual es más complicado), nosotros estamos proponiendo que se aumenten los salarios de los trabajadores a tres salarios mínimos, ¿quieres saber cómo funciona esta propuesta? Conoce nuestra iniciativa en esta misma página, se llama regla de tres y únetenos para que hagamos presión masiva, nos tienen que escuchar.

Compartelo con tus amigos
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •